Tendencias Logísticas



Una de las tareas más importantes y titánicas de las organizaciones está relacionada con la gestión de la demanda, cuyo objetivo es minimizar el sobrecosto y las sobrecargas de trabajo en el día a día.

Y, ¿por qué es tan importante trabajar en la gestión de la demanda? Suponga dos situaciones. En la primera, imagine que sus clientes piden más producto del que ha sido pronosticado. Esto conlleva a que haya una mala atención de servicio al cliente y por lo tanto pérdida de ventas.

Ahora suponga que, en la segunda situación, los clientes piden menos producto del que ha sido previsto. Una primera consecuencia de ello es que se fabrican productos innecesariamente, lo que desemboca en un incremento de inventarios.

En ambos casos las consecuencias son el aumento de costos y la reducción de la rentabilidad. En el primero, a raíz del cambio de prioridades de abastecimiento y en el segundo, como resultado del desperdicio de la capacidad de suministro.

A pesar de la importancia de esta buena práctica, es común que no se ejecute de manera adecuada en ocasiones por falta de alineación de las áreas de trabajo, las cuales deben formalizar sus planes conjuntamente.

A continuación, le contamos, cómo gestionar de manera eficiente y sostenible sus procesos logísticos y lograr así, que la demanda y el abastecimiento encuentren un balance que se mantenga en el tiempo.

 

  1. Defina su plan de negocio. El cual debe responder a las tendencias globales y a las características de sus productos o servicios específicos. Los canales por los cuales entregará sus productos, sus clientes y/o consumidores finales.
     
  2. Planee la demanda. Es importante pronosticar condiciones futuras a través de un proceso continuo para luego pasar a la planeación, momento en el que se define un método que permite mayor control de la operación.
     
  3. Comunique el plan de demanda a los responsables de abastecimiento y de finanzas en la organización, como también a los socios de negocio en toda la red de valor, a través de monitoreo y retroalimentación, para desarrollar una cultura colaborativa encaminada a lograr los resultados esperados.
     
  4. Ejecute el plan. Estableciendo cuáles son las tácticas, esfuerzos comerciales y de mercadeo que pueden apalancar el posicionamiento del producto.

 

Recuerde que la clave para gestionar adecuadamente la demanda en su red de valor consiste en planear, hacer, verificar y actuar, adaptándose a las condiciones cambiantes.

 

Artículo escrito por: Logyca