Planificación de la Demanda: Estrategia corporativa para una logística eficiente



h  h  h 

Uno de los propósitos corporativos a nivel logístico, es el de tener eficiencias en la cadena de suministro, para obtener mayor rentabilidad. Un factor determinante para cumplir este objetivo, es la planificación de la demanda. 

El proceso de planificación de la demanda, busca generar una estimación de las ventas a partir de acciones y técnicas empresariales para el aprovisionamiento al centro de almacenamiento. Esto con el fin de mantener niveles de stock adecuados que atiendan la demanda de clientes internos y externos en un periodo de tiempo determinado y alcanzar unos niveles óptimos de servicio de inventario.

Contar con un sistema efectivo de planificación de la demanda, le permite a una empresa proyectar sus actividades y procesos, cumpliendo con los presupuestos de ingresos y costos, alcanzando los objetivos estratégicos.

Las empresas de retail, distribución y manufactura, podrán prever la demanda de un producto durante un periodo de tiempo determinado, logrando mejorar algunos aspectos tales como: niveles de servicio, índices de quiebre de stock o sobre-stock, mejorar la gestión de inventario, optimizar el almacenamiento entre otros. No obstante, no hay forma de conocer fehacientemente lo que se demandará a futuro, sin embargo, este proceso apunta a tratar de detectar la demanda para comprar de forma eficiente los insumos y materias primas que se requerirán para la manufactura/comercialización de los productos. 

¿Cuáles son los factores a tener en cuenta a la hora de estimar la demanda futura?

Para que una empresa pueda contemplar los factores de estimación de demanda, se requiere registrar toda la información de ventas, así como la demanda no satisfecha, analizar los datos históricos de las ventas y capturar los datos relacionados con las acciones comerciales tales como descuentos, ofertas, promociones etc.

Uno de los principales desafíos a considerar en torno a la planeación de la demanda, es el incentivo para que las empresas incorporen este tipo de estrategias y aprovechen sus beneficios. Entre otros desafíos: 

Administración de la cadena de suministro y los inventarios.
Expansión de mercados, productos y modelos de negocio para adaptarse a las tendencias del mercado.
Márgenes de precios más justos y alzas en los costos de producción.
Aumento de la demanda de los clientes.
Tiempos de entrega menores y órdenes con mayor urgencia.

Así las cosas, implementar una solución de Planificación de la Demanda, conllevará a beneficios dentro de la empresa así:

Compra: contar con una visibilidad a largo plazo de la demanda, haciendo inversiones y compras de forma estratégica, fortaleciendo las relaciones con los proveedores y reduciendo los costos de los productos.

Almacenamiento: tener precisión en los pronósticos, eficiencia del inventario, aprovechamiento del almacenamiento y disminución de los costos operativos logísticos.

Venta: adqurir consistencia de inventario y mejorar la rentabilidad.

Además podrá:

Mejorar los tiempos de entrega de los productos
Mejorar la precisión de los pronósticos
Bajar las inversiones del inventario
Aumentar las ganancias
Disminuir la obsolescencia del inventario

 

Artículo escrito por: Super User

Fuente: Revista Logistec Chile

Etiquetas: Supply Chain, Ejecución de la Cadena de Suministro, WMS, TMS, LMS, Slotting, Billing, Voice Technology, Planeación de la Cadena de Suministro, Demand Planning, S&OP, Supply Planning, Infor, Manhattan, Honeywell, Paragon, Tecsys