La Trazabilidad como una habilidad para la Logística



h  h  h 

¿Hemos subvalorado el concepto de trazabilidad en el campo logístico?

El crecimiento y la importancia que ha empezado a tener  la logística dentro de las empresas,  ha permitido que cada vez sean más populares  los conceptos que la especialidad reclama, sin embargo  la no profundización en los mismos ha distorsionado y simplificado  su actuación dentro de la planeación estratégica de una empresa.

El empoderamiento del conocimiento acerca de la cadena de suministro de una compañía es  de vital importancia para los empresarios. Pero aun cuando  conocer su negocio les da la habilidad de tomar decisiones, en el momento en el que se les pregunta si conocen la trazabilidad de sus procesos,  seguramente su respuesta  será que “si” refiriéndose únicamente al destinatario final  que son sus clientes.

Ahondando en el concepto  de trazabilidad,  de acuerdo con el  Global Traceability Estándar GS1 (Global Standard One) “Trazabilidad es la habilidad para seguir el movimiento hacia adelante y por etapas especificas en la cadena de abastecimiento y conocer hacia  atrás  la historia, aplicación o locación de lo que está en consideración”. Lo anterior deja entender que  no basta con conocer el destino  sino  tener identificados los pasos que se generan desde la consecución de la materia prima, su trasformación en producto hasta su entrega; abarcando todo el proceso industrial y logístico.

A nivel mundial la cantidad de productos que se distribuyen en el mercado es muy amplia.

¿Cómo lograríamos diferenciarlos y hacer la trazabilidad de cada uno logrando una sinergia a nivel mundial?.

Realmente  es un esquema básico que inicia por la Identificación del producto la cual puede ser  estandarizada internamente por la compañía a través de un consenso donde se asignan códigos y al mismo tiempo se asume el riesgo de presentar errores o inconsistencias en la asignación. La otra opción es  que  dicha identificación se realice  bajo los estándares mundiales de GS1 (Global Standard One).

Posterior a la identificación de cada producto, se procede a hacer la recolección de la información  ya que será de vital importancia dentro de la cadena de suministro lo cual se denomina como  captura  de datos. Esta a su vez se puede llevar a cabo de forma tradicional o no, presentando inconvenientes con los datos ingresados bien sea si estos han sido tecleados o escritos. Por el contrario, la automatización de este proceso  a través del uso de códigos de barras dinamiza la captura y genera ventajas aún más cuando  dichos códigos se pueden leer a nivel internacional permitiendo que el producto tenga acceso a cualquier mercado.

Por último, después de realizar la captura de los datos, esta en consideración de cada empresa  si se  comparte dicha información en la medida en que sea solicitada por algún socio comercial, pues no todos pueden hacerlo. Ciertamente, cualquier miembro de la cadena logística, podrá informar a su proveedor acerca del mal estado en el que llegó la mercancía y solicitar la trazabilidad de esta lo cual se conoce  como (Tracing), y viceversa si es el proveedor quien notifica al distribuidor o cliente de que una parte de la mercancía puede tener ciertas afectaciones, a esto se le conoce como (Tracking).

Ahora bien, si realiza un proceso tradicional o automático, si se aplican estándares mundiales o no, vale aclarar que el concepto de trazabilidad está siendo subvalorado  limitando una planeación estratégica en el la gerencia logística.

 

Fuente: Revista Logistec

 

Etiquetas: Supply Chain, Ejecución de la Cadena de Suministro, WMS, TMS, LMS, Slotting, Billing, Voice Technology, Planeación de la Cadena de Suministro, Demand Planning, S&OP, Supply Planning, Infor, Manhattan, Honeywell, Paragon, Tecsys