Dimensionamiento del almacén: Una estrategia de optimización



h  h  h 

El almacén es uno de los componentes más importantes dentro de la cadena de suministro, gracias a las funciones que cumple. Saber administrarlo aportará ventajas competitivas en la gestión de esta última.

Hablando de almacenes, donde exista como función principal la distribución de los productos, el almacenamiento de estos, puede entenderse como un costo innecesario. Sin embargo, dado a los cambios del mercado y los requerimientos de los clientes, se prevee la necesidad de contar con este componente para que aporte ventajas competitivas a la gestión de la cadena de suministro. Algunas de estas ventajas son:

Proporcionar economías de escala en el transporte de mercancías.
Permitir la compra especulativa.
Soportar políticas de nivel de servicio de las empresas.
Proporcionar economías de escala en la producción.
Suministrar un mix de productos a partir de un amplio portafolio.
Proporcionar un punto de abastecimiento temporal.

Adicionalmente, en los almacenes se realizan procesos logísticos importantes para generar valor a la cadena de suministro y una vez que estos se llevan a cabo de manera satisfactoria, se tendrá un alto nivel de servicio. Dentro de estos procesos encontramos:

Etiquetado de artículos y pedidos.
Preparación de pedidos, kits o montaje de materiales.
Ensamblaje de pedidos y artículos.
Paletización de cajas.

En los últimos años, los cambios y las exigencias de los clientes han transformado los procesos de la cadena de suministro y se han centrado en asuntos como la reducción de los tiempos de respuesta, el aumento de la personalización y el incremento de la complejidad, entre otros. Esto, está llevando a las empresas a generar propuestas de valor a partir de almacenes multiescalón, con más y mejores configuraciones.

Una buena metodología para el diseño de almacenes, abarca los siguientes factores:

  1. Desarrollo de un sistema IRES para apoyar el dimensionamiento del almacén y el diseño de los procesos logísticos de gestión de la demanda y planificación del stock, del servicio y del aprovisionamiento.
     
  2. Selección de herramientas para apoyar las configuraciones de diseño, procesos de flujo de materiales (recepción, almacenaje, ubicaciones, preparación de pedidos, expedición, entre otros.)
     
  3. Metodología para el diseño del almacén según el nivel de complejidad que este tenga a partir de actividades como: definir, medir, analizar, diseñar y verificar, guiando al diseñador en la selección adecuada del diseño del mismo.
     
  4. Recopilación de diseños para tener una referencia en el momento de hacer el diseño del almacén, disminuyendo procesos y configuraciones. A partir de esto, se hace una representación gráfica con un diagrama de estrellas.

 

Artículo escrito por: Andrés Botero

Fuente: Revista de Logística.

 

Etiquetas: Supply Chain, Ejecución de la Cadena de Suministro, WMS, TMS, LMS, Slotting, Billing, Voice Technology, Planeación de la Cadena de Suministro, Demand Planning, S&OP, Supply Planning, Infor, Manhattan, Honeywell, Paragon, Tecsys